Sunday, October 13, 2013

Del Potro se mete entre Nadal y Djokovic en Shanghai - La Vanguardia

TEMAS RELACIONADOS

NOTICIAS RELACIONADAS

    En Shanghai no habrá duelo entre Rafa Nadal y Novak Djokovic, números uno y dos del mundo, rivales que se han enfrentado en hasta dieciocho finales, la última hace una semana en Pekín. Lo evitó Juan Martín del Potro con una victoria inapelable ante el tenista español (6-2 y 6-4). Nunca tuvo opciones Nadal ante la inspiración del argentino, número cinco del mundo.

    Del Potro realizó un espectacular primer set, rayando la perfección. Lo resolvió por la vía rápida, en 45 minutos, 6-2 en el marcador. Nadal fue incapaz de contrarrestar los potentes golpes del gigante argentino. La envergadura, ese hándicap que sufre Del Potro en tierra batida y césped, se convierte en un arma decisiva en pista dura.

    No es sólo la altura. Los golpes de Juan Martín del Potro son letales en el rápido cemento. Inalcanzables para Rafa Nadal. Cuando el número 1 del mundo buscaba las líneas, la Torre de Tandil respondía estirando sus largos brazos, sacando golpes definitivos. El argentino cubría todos los ángulos sin necesidad de correr demasiado. En dos pasos estaba en todas partes.

    Delpo conoce los puntos débiles de su rival. Sabe que el saque no es la especialidad de Rafa, que necesita tener el brazo caliente para comenzar a ajustar el servicio. Así pues, pese a ganar el sorteo, el argentino cedió la iniciativa al de Manacor. De esta forma logró la primera ventaja, dos roturas en los tres primeros juegos. La táctica, bien estudiada por Del Potro y su entrenador, funcionó a la perfección en Shanghai.

    El segundo set fue ligeramente distinto. Comenzaron los puntos épicos, aparecieron los golpes imposibles, al menos en los primeros juegos, cuando Nadal llevaba la iniciativa. Luego recuperó el mando Del Potro y la partida de ajedrez volvió a ser un monólogo. Atacaba con todo el argentino, se defendía como podía el español. De un poderoso golpe de derechas a otro para terminar el punto visitando la red.

    Los latigazos de su raqueta Wilson, la misma que marca ha utilizado Del Potro desde los 13 años, tenían descompuesto a Nadal. Los colores rojo, negro y blanco de sus viejas K Factor chispeaban por la pista. Sin contrato con ninguna compañía, el argentino utiliza las mismas armas de los últimos cuatro años, las mismas con las que ganó el Open de Estados Unidos en 2009. Lejos de ser un hándicap, es un plus.

    Raquetas con muchas horas de uso, raspadas en los extremos, con deteriorados agujeros para las cuerdas. El argentino tiene sólo cuatro, cuando la mayoría de los jugadores top disponen de ocho o más. Ha pensado varias veces en cambiarlas, probablemente deberá renovarlas el próximo curso, pero le cuesta tomar la decisión. "Mientras me sienta bien y con confianza, es difícil", asume.

    El tenista de Tandil no erraba prácticamente ni un primer saque, firmando un 80 por ciento de efectividad. Y así se lo comunicó Nadal al público sentado al otro lado de la pista. Las señas del tenista español las detectó el juez de silla, que le llamó la atención. "Sólo estaba diciendo que no ha fallado ni un primero", bromeó Nadal con el colegiado, el brasileño Carlos Bernardez. Sonreía el de Manacor, consciente de que no tenía opciones, asumiendo la superioridad de su rival.

    La mejor derecha del circuito estaba on fire ante la mejor zurda de la historia. El argentino destrozó a su rival, alcanzó la final, donde se medirá por primera vez con Djokovic, y selló su billete para el Masters de Londres. Nadal, que no había perdido su saque en toda la semana, lo dejó escapar tres veces ante la gran agresividad de un Juan Martin del Potro que se vengó de la derrota en la final de Indian Wells.

    Después de un mes sin jugar desde el US Open por problemas en la muñeca, el regreso del argentino al circuito ha sido imponente. Ya ganó en Tokio y ahora jugará para lograr su cuarto título del año. "Jugué un gran partido. Saqué bien en los momentos importantes", explicó tras el duelo. "Soy suficientemente modesto como para admitir que no jugué un mal partido, pero perdí", señaló Nadal.

    No comments:

    Post a Comment