Thursday, October 17, 2013

Estados Unidos evita a última hora la suspensión de pagos - El País.com (España)

Estados Unidos ha evitado in extremis entrar en suspensión de pagos. A poco más de hora y media de que se cumpliera la fecha límite para que el Tesoro no pudiera pedir dinero prestado para pagar sus facturas, la Cámara de Representantes ha votado (285, a favor y 144, en contra) a favor del proyecto de Ley para elevar el límite de la deuda y reabrir la Administración. La votación ha tenido lugar tras una intensa jornada de negociaciones, rumores y declaraciones por parte de ambos partidos y de la Casa Blanca.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó la ley pasada la medianoche del jueves, tal como había anunciado en una comparecencia ante los medios minutos después de que el Senado respaldara por 81 votos a favor y 17 en contra, el acuerdo bipartito poner fin de manera temporal a la parálisis fiscal que atenaza al país y que fue anunciado pasado el medio día de este miércoles. El presidente ha manifestado su predisposición para trabajar con ambos partidos para conseguir un arreglo fiscal de largo plazo. "Todavía quedan muchas cosas por hacer y yo voy a trabajar para mejorar la situación del país. Espero que el Congreso haga lo mismo", ha señalado el presidente. La Casa Blanca ha conseguido, además, que no se retrase en un año la entrada en vigor de una parte substancial de la reforma sanitaria.

La ley contempla refinanciar al Gobierno federal para que pueda satisfacer todos los servicios públicos hasta el 15 de enero y elevar el límite de 16,7 billones de dólares de deuda de EE UU hasta el 7 de febrero. "Este compromiso va a otorgar a nuestra economía la estabilidad que necesita de manera desesperada. Nunca ha sido fácil para las dos partes llegar a un consenso. En muchas ocasiones ha sido duro, pero esta ver lo ha sido de verdad", ha reconocido el senador demócrata, Harry Reid, el principal negociador quien ha advertido que el país estaba al "límite de un desastre", pero que, finalmente "los adversarios políticos han dejado de lado sus diferencias y desacuerdos para impedir ese desastre"

El desenlace de esta noche supone un fracaso de las posiciones del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, una derrota que su propio presidente, John Boehner, reconoció a media tarde del miércoles tras aceptar la propuesta bipartita del Senado y admitir que no se bloquearía en la cámara Baja. "Bloquear el acuerdo bipartito alcanzado hoy por los miembros del Senado no es la táctica que debemos emplear", ha señalado Boehner a través de un comunicado. "Además del riesgo de una suspensión de pagos, oponerse supondría abrir la puerta a la mayoría republicana en Washington que quiere elevar los impuestos y deshacer los recortes que ya pactamos en 2011", se justifica.

Su cara de circunstancias, abandonando como una exhalación la Cámara de Representantes antes de que la votación hubiera terminado, pero cuando el recuento de los votos emitidos confirmaban matemáticamente la victoria de la propuesta del Senado, ha evidenciado esa derrota. El presidente de la Cámara ha liderado una cruzada para impedir que en las negociaciones para acabar con la crisis fiscal se impusiera la visión de la Casa Blanca, llegando a elevar el tono beligerante aludiendo a la negativa de los republicanos a "rendirse", ha dado su brazo a torcer. Minutos antes de emitir la nota de prensa, reconocía ante una emisora de radio el fracaso la lucha por el presupuesto. "Dimos la batalla correcta, pero hemos perdido".

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, principal negociador de las filas conservadoras, declaró tras el anuncio del acuerdo que ha luchado por sus compañeros y que "se ha conseguido recortar el gasto", como pretendía el Partido Republicano.

El senador McConnell se ha visto obligado a contrarrestar en el Senado la estrategia de sus compañeros de la Cámara, presionados por miembros del Tea Party como Ted Cruz. Éste, convertido en uno de los grandes derrotados de la jornada, aseguró que "el Senado se niega a escuchar al pueblo americano", pero que no se plantea bloquear el acuerdo alcanzado a pesar de que votará en su contra.

Las conversaciones, muy similares a las que pusieron a EE UU al borde de la suspensión de pagos en el verano de 2011 y diciembre de 2012, giran en torno al límite de endeudamiento del gobierno federal, el presupuesto -el Congreso no ha aprobado ninguno de los propuestos por Obama desde que llegara a la Casa Blanca- y la financiación de determinados programas sociales.

En esta última ronda de negociaciones, la facción más conservadora del Partido Republicano, el Tea Party, ha logrado condicionar cualquier pacto a que se aprueben cambios en diversas leyes afectadas por la reforma sanitaria, conocida ya como Obamacare. El presidente se ha negado hasta ahora a negociar cualquier propuesta que incluya estos cambios, forzando a los legisladores a buscar otras soluciones.

No comments:

Post a Comment