Tuesday, October 29, 2013

Hackean Twitter y Facebook de Obama - Tiempo en Linea

10mnWASHINGTON.- El servicio que controla el envío de enlaces en las cuentas de Twitter y Facebook del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue 'hackeado' ayer por informáticos sirios.

La Armada Electrónica Siria, un grupo de piratas informáticos afín al presidente Bashar al Assad, reivindicó la alteración contra el gobernante estadunidense, que redireccionaba los enlaces de sus mensajes a uno de los sitios electrónicos de hackers sirios.

Una cuenta de nuestro abreviador de enlaces fue hackeado", confirmó un vocero del grupo Organizing for Action (OFA), que gestiona la campaña de Obama y controla sus cuentas en redes sociales, a la revista Time.

Pese a la intervención informática, los perfiles del mandatario norteamericano en Twitter y Facebook están a salvo.

En Twitter, el grupo de hackers sirio dijo haber tenido acceso a varias cuentas de correo electrónico que pertenecen a OFA, subiendo fotos de pantalla.

Espionaje de EU        

Por otra parte el conflicto por el espionaje masivo conducido por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en Europa y América Latina, además del propio Estados Unidos, empieza a girar principalmente en torno a Barack Obama. Cuánto sabía o no sabía el presidente sobre esas operaciones ha comenzado a ser la pregunta más repetida y la que más riesgos políticos encierra para la Casa Blanca.

A medida que pasan los días se va haciendo más improbable que esta crisis genere cambios profundos en el funcionamiento de los servicios de inteligencia norteamericanos. Seguramente, ni siquiera relevos en la cúspide de la agencia que más ha quedado en evidencia, la NSA. Mucho menos para satisfacer las presiones de los gobernantes europeos. No se puede colocar a Obama en una posición de tener que elegir entre sus aliados en Europa o la lealtad con sus servicios secretos porque tendrá que optar siempre por éstos últimos.

El portavoz presidencial, Jay Carney, dijo este lunes que Obama tiene "plena confianza" en el general Keith Alexander, el director de la NSA, y defendió, en términos generales, los programas de espionaje, de los que dijo que están dirigidos a garantizar la seguridad de los ciudadanos norteamericanos y que no tienen móviles económicos. Insistió en que Obama ordenó el pasado verano una revisión del funcionamiento de los servicios de inteligencia para comprobar que existe un equilibrio adecuado "entre la seguridad y el derecho a la privacidad de todos los ciudadanos del mundo".

Por ese lado, el de la admisión pública de la culpa, es muy difícil que encuentren los europeos alguna satisfacción. Con raras excepciones, este país suele actuar como un bloque cuando se ve afectado por un asunto como este, en el que se pone en duda, desde el exterior, el trabajo de sus cuerpos de seguridad.

Lo están comprobando los miembros del Parlamento Europeo que visitan Washington pidiendo explicaciones por el masivo rastreo de las comunicaciones. Los miembros de la comisión se entrevistaron este lunes con el presidente del comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Mike Rogers, quien les comunicó lo que había dicho previamente, que respalda y justifica el trabajo hecho por la NSA. El laborista británico Claude Moraes, que encabeza la delegación europea, reconoció que no estaban recibiendo "las respuestas esperadas". El miércoles esa delegación será recibida por un funcionario de segundo nivel del Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Blanca.

Es improbable que por ese camino se produzcan muchos progresos. Pero la crisis se va adentrando por otros derroteros que podrían darle mayor vuelo dentro de EU. En los últimos días se ha mencionado la responsabilidad personal del propio Obama en este escándalo, y ese ya es un asunto mucho más atractivo para la oposición conservadora y mucho más inquietante para la Administración. Carney no quiso ayer comentar sobre cuál ha sido el papel de Obama.

No comments:

Post a Comment