Friday, October 18, 2013

Jugar con el corazón, consejo del equipo triqui de básquet al Tri - www.nssoaxaca.com

La Jornada / Abril del Río y Jorge A. Pérez Alfonso

Reciben en el aeropuerto capitalino y en Oaxaca a los niños descalzos de la comunidad triqui

Nunca se den por vencidos, podemos brillar donde sea, dijo a la selección nacional de futbol

No los ayudaron antes y ahora que mostraron su valía todos los quieren, reprochó el MULT

 

Los triunfos que consiguieron los niños descalzos de la comunidad oaxaqueña Triqui, en el festival de minibasquetbol Fiba Américas, en Argentina, respaldarán el propósito de reforzar el apoyo a otras zonas indígenas del país, en las que el deporte se convertiría en un medio formativo, manifestó Sergio Zúñiga, entrenador y puntal de la Academia de Baloncesto Indígena de Oaxaca.

 

Somnolientos por el viaje, y uniformados con pants blancos y rojos, los ocho niños de 11 y 12 años y sus entrenadores hicieron escala en el aeropuerto de la ciudad de México, donde festejaron con porras, globos y serpentinas con miembros de sus comunidades, para luego volar a Oaxaca, donde fueron recibidos por un centenar de indígenas mixtecos, y en la zona de aterrizaje por Mané Sánchez Cámara de Cué, presidenta del Sistema estatal del DIF.

 

Dimos el corazón, cuando juegas así no puedes perder, exclamó el menor Fernando León, quien de paso aconsejó a la selección de futbol: Nunca se den por vencidos, los de Oaxaca y México podemos brillar donde sea, si no le echan ganas no pueden ir (al Mundial).

 

La algarabía en la terminal aérea oaxaqueña se convirtió en pugnas ocasionadas por la falta de igualdad en la recepción de familiares y cobertura, pues sólo permitieron el ingreso a la zona de llegadas a las cámaras de Televisa, lo que ocasionó insultos de familiares que habían estado lejos de sus hijos varios días.

 

Los pequeños tuvieron que esperar 40 minutos luego del aterrizaje para reunirse con sus papás, hermanos y amigos, que esperaban afuera con banderas, globos y confeti, pues primero debieron atender la recepción de Sánchez Cámara.

 

Gabriela García Ramírez, integrante del Movimiento Unificador de Lucha Triqui (MULT), reprochó la falta de apoyo de las instituciones, tanto estatales como federales, y que hasta ahora que mostraron su valía a nivel internacional todos voltean a verlos y a quererse tomar la foto: No los ayudaron ni para sacar sus visas y ahora todo mundo quiere a los niños porque ya son un éxito. Se están aprovechando.

 

El entrenador Zúñiga sostuvo que este equipo de niños es un orgullo para México, pero sobre todo porque al provenir de comunidades indígenas y de cuna humilde han demostrado que son capaces de lograr cosas grandes.

 

Dijo que en República Dominicana habrá otro torneo, en noviembre, y en diciembre visitarán Houston, Texas y posteriormente acudirán a la Copa Barcelona, en España: Otra vez vamos a poner el nombre de México en alto.

 

Sobre el proyecto que comenzó el año pasado y que en el certamen argentino se coronó al arrasar a sus seis rivales por amplio margen, Zúñiga comentó en el aeropuerto capitalino: "Algo que cuidamos mucho y que no quiero que pierdan nunca es su cultura, su esencia, su humildad, su sensibilidad.

 

Para triunfar en la vida no necesitas de grandes equipos, ni de una vestimenta única... cuando juegas con corazón, con lo que vienes y estás dispuesto a hacer, los resultados se dan.

 

Al hacer una comparación con el combinado nacional de futbol, el ex jugador de basquetbol insistió: Cuando hay ganas haces todo lo posible por vencer. Por eso estos niños son unos gigantes, porque nunca se rinden y así es como deben jugar siempre.

 

Zúñiga, quien consideró que el modelo puede ampliarse a otros deportes y en otros estados, remató: Es hermoso ver que todos los contras que tenían los niños se convierten en sus armas. El hambre, la pobreza, los motiva a mostrarse como son. Es algo que hace falta en México: carácter, firmeza, fortaleza interna. Están dando el ejemplo a todos, incluso a mí, de que sí se puede.

 

 

No comments:

Post a Comment