Sunday, October 27, 2013

Loco final y los Cardenales tienen ventaja en la serie - La Crónica de Hoy

En una jugada de auténtico manicomio, y en el momento más inesperado, una loca situación en la parte baja de la novena entrada, permitió que los Cardenales de San Luis ganaran 5-4 el tercer juego de la Serie Mundial a los Medias Rojas de Boston, para poner el Clasico de Otoño 2-1 a su favor.

En el momento de la verdad, el líder impulsor de los Cardenales, Alllen Craig, apareció justo a tiempo en la parte baja de la novena entrada, conectando el hit clave del encuentro entrando como bateador emergente, para mantener la ofensiva en contra del cerrador de los Medias Rojas, Koji Uehara y terminó por anotar la carrera de la victoria, cuando el umpire de home Dana DeMuth decretó safe por interferencia en tercera de parte de Will Middenbrooks.

Allen llegó a tercera forzado en un infield hit de Jon Jay, levantado por Dustin Pedroia y cuyo tiro a home permitió a los Medias Rojas sacar a Yadier Molina. Pero cuando el lanzamiento del cátcher Jarrod Saltalamacchia se fue sobre la cabeza de Middenbrooks, Allen se fue a home, donde a pesar de que Saltalamacchia lo sacó, se decretó el safe y la victoria 5-4 de los Pájaros Rojos.

Evidentemente el manager de Boston John Farrell alegó airadamente, pero esta vez la decisión de los umpires permaneció inalterable.

Y es que de acuerdo con el libro de reglas, la 10.16 indica justo lo que aplicó el umpire Jim Joyce, el mismo que echó a perder el Juego Perfecto de Armando Galarraga hace tres años. La pregunta que se harán para siempre en Boston, es como podía quitarse el tercera base estando en el piso para no obstruir. Pero fue obstrucción y así se ganó el tercer juego del Clásico de Otoño.

Otro momento crucial del partido vino cuando Trevor Rosenthal, el cerrador de San Luis fue llamado al montículo por el manager Mike Matheny para tratar de controla la rebelión de los Sox, que tenían la casa llena en la parte alta de la octava entrada. Después de que Dustin Pedroia fue sacado, y tras darle una base por bolas a David Ortiz, Rosenthal cedió un elevado por segunda a Daniel Nava, y Kolten Wong forzó un out en segunda. Pero Nava mantuvo el ataque vivo al superar el tiro a primera.

Vino entonces Xander Bogaerts al para conectar una bola rápida a 99 millas por hora que alcanzó a levantar el shortstop Pete Kozma. Al embazarse, el hit trajo la carrera del empate y la resurrección de los Medias Rojas.

Rosenthal se llevó la victoria con labor de una entrada y dos tercios, con 1 hit y dos chocolates, relevando a Kelly que estuvo en el montículo 5 entradas y 1 tercio, y que aceptó 2 carreras limpias, 2 hits, y ponchó a seis, tras quien vinieorn Choate, Maness, Siegrist y Martínez.

El abridor de los Medias Rojas, Jake Peavy se fue sin decisión luego de 4 entradas con 6 hits, 2 carreras, 1 pasaporte y 4 ponches y Workman cargó con la derrota por participar en la última carrera de los Pájaros Rojos, ya que Uehara sólo llegó al montículo a tratar de poner en orden la casa.

Boston había empatado el juego 4-4 al anotar dos veces en el octavo, respondiendo luego que un doble de dos carreras de Matt Holliday puso al frente 4-2 a San Luis en la baja del séptimo inning.

La victoria pone a los Cardenales en una posición envidiable en el Clásico de Otoño. De las 55 instancias previas que el duelo por el título de las Grandes Ligas tuvo un empate 1-1, el ganador del tercer juego se coronó campeón en 37 ocasiones, y en 11 de las últimas 12. La excepción se dio en 2003 cuando los Marlins de la Florida remontaron ante los Yanquis de Nueva York.

No comments:

Post a Comment