Wednesday, October 16, 2013

Más participación de la mujer rural en empleo - El Comercio (Ecuador)

A los 13 años, a Luz le dio miedo de que le impusieran lo que no quería. Por eso decidió escaparse de su casa, ubicada en Pastaza. "Me fugué sin la bendición de mi madre, pero sí con la de Dios".

Nació hace 64 años, en una época en la que "a nadie le importaba la educación de las mujeres que vivían en el campo". Fue la primera de nueve hermanos y siempre hizo todo lo posible por ayudar a mantener a su familia, por educarse y luchar hasta llegar a ser una de las dirigentes de las mujeres rurales en el país.

La voz de Luz Haro sonó emotiva durante la celebración del Día Internacional de la Mujer Rural, un evento que reunió a unas 100 mujeres de distintos sectores del país para hablar de justicia e igualdad. La cita se realizó ayer en el auditorio de las Naciones Unidas.

"La mujer rural es privilegiada, está en contacto con la tierra y la naturaleza, eso ayuda a tener esa fuerza que nos anima a seguir adelante. Disfrutamos del canto de las aves, de ver crecer las plantas y de cosechar", dice Luz a la hora de definir a la mujer rural.

El evento sirvió para destacar la importancia de las mujeres que siembran en el campo y que con su trabajo hacen posible la alimentación de quienes viven en las grandes ciudades. También se destacó el papel protagónico que han tenido las mujeres en los procesos de lucha y protesta en el sector rural. No faltó el reclamo: "No estamos más para que nos manipulen, nos pongan al frente de las protestas y luego nos dejen fuera de las mesas de negociaciones," advirtió Luz en su discurso, que fue bien recibido.

En América Latina, durante los últimos 15 años se ha registrado un incremento de la participación de las mujeres rurales en el empleo. Sus tasas de actividad pasaron del 32,4% al 46,4%, según el informe de la FAO.

De su historia, Luz destaca el día en que le dijeron que "cómo una pobre analfabeta quiere salir adelante; eso no es posible". En ese momento, ella respondió para sí misma: "Juro que he de arañar con uñas y muelas y algún día llegaré lejos". Y lo logró ahora.

Trabajó para las religiosas como enfermera y es madre de tres hijos. A los 20 años terminó la primaria, a los 34 empezó a estudiar el primer curso de bachillerato, en 1993 lo terminó, en el 2007 obtuvo una licenciatura y luego obtuvo dos diplomados superiores en la Flacso, eso le permitió ser presidenta de la Junta Electoral de Pastaza. Ha seguido cursos de género y ahora está terminando una maestría internacional. También se ha desempeñado como Directora de las Juntas Parroquiales.

En Bolivia, Perú, Brasil, Ecuador y Paraguay -justamente los países con mayor proporción de mujeres rurales empleadas- más del 50% de ellas trabajaban en la agricultura, según la FAO. Según las estadísticas de este organismo, la proporción de explotaciones agrícolas encabezadas por mujeres en el Ecuador es del 25%.

La reunión de mujeres de ayer también sirvió para presentar su agenda de lucha, la cual contempla los siguientes temas: Tierra, producción y trabajo; Agua, nacimiento, vida y muerte; Violencia; Derechos y participación y Comunicación. "El tema de la violencia sigue afectando a la calidad de vida de las mujeres", destacó Luz, y en torno a este tema giraron algunas de las intervenciones. No faltó el pedido a las autoridades para ­tener una mejor calidad en el agua de las comunidades rurales.

"Mujer rural es saber cuánto cuesta producir y que eso no se va a recuperar en el momento en que se saca a un mercado", dice Luz. Los abrazos y las felicitaciones de las mujeres rurales no faltaron para la dirigente.

No comments:

Post a Comment