Wednesday, October 23, 2013

OPINIÓN: Facebook, ¿por qué sí 'posts' de decapitaciones y no de ... - CNN México.com

Nota del editor: Shaun Hides es director del Departamento de medios en la Universidad Coventry y definió su enfoque sobre Open media.

(CNN) — La decisión de Facebook de permitir que un contenido extremadamente gráfico (incluyendo decapitaciones) pueda ser compartido, no tiene sentido en un ámbito convencional de medios.

La mayoría de los medios occidentales operan bajo códigos de regulación que hacen impensable la publicación o exhibición de tales materiales, en parte porque su audiencia puede incluir niños.

Será inevitable que el argumento de "protección de los niños" sea utilizado para responder a la decisión de Facebook, que parece haber estado diseñada para generar comentarios negativos.

Naturalmente, la decisión también reabrirá los debates comunes (y un poco trillados) sobre la (im)posibilidad de regular el contenido en internet. Por supuesto que el contenido en línea está regulado y controlado, pero no de manera muy efectiva.

La decisión también podría tener que ver con ser una opción, definitivamente extraña y muy de nuestros tiempos, para los servicios de seguridad británicos y estadounidenses que utilizan Facebook para rastrear patrones a nivel global de visitas a los videos de decapitaciones.

Tal vez, en un tono más serio, debemos cuestionar lo que significa que un medio social tan importante redefina las normas y las convenciones sociales casi sin tomar en cuenta las opiniones externas.

¿Qué deben pensar los usuarios de Facebook sobre la decisión de este sitio en cuanto a la aceptación de publicar y ver el video de la decapitación brutal de una mujer en México?

¿Es solo que la violencia brutal es parte de la vida y tenemos derecho a hacer comentarios obvios sobre ese hecho? Como dice la declaración de Facebook:

"Durante mucho tiempo Facebook ha sido un lugar en el que las personas comparten sus experiencias, en particular cuando están relacionadas con eventos controversiales como el abuso a los derechos humanos, los actos de terrorismo y otros eventos violentos".

"Las personas comparten videos de estos eventos en Facebook para condenarlos. Si los celebraran, o exhortaran a realizar las acciones observadas en ellos, nuestro enfoque sería diferente".

Además de un gran volumen de denuncias completamente banales del acto (solo se permitirá el tipo "correcto" de comentarios), ¿cuál podría ser el resultado de la transmisión de estos eventos?

Las personas que creen que la violencia es mala, lo dirán, los personas que hacen comentarios subidos de tono o bromas de mal gusto, los harán, y el parloteo continuará.

En 2003, el ejército de Estados Unidos tomó medidas drásticas contra miembros activos de su personal que intercambiaban imágenes explícitas de los momentos posteriores a los bombardeos suicidas en Irak.

Así, los liberales, los conservadores y organismos como Family Online Safety Institute por igual pueden reconocer el poder potencial cultural de tales imágenes, incluso cuando no estén de acuerdo sobre lo que constituye dicho poder.

De la misma manera, no es seguro aceptar el tratamiento de estas imágenes como una serie de "objetos mágicos" prohibidos que nunca pueden verse por ser tan inherentemente peligrosos en su capacidad para corromper a la mayoría, y en especial a los menores.

Con frecuencia tales ansiedades están dirigidas a audiencias masivas no especificadas (es decir, menos educadas que "nosotros", menos clase media) y son otra manera de anular los desafíos o el debate.

Lo que está en juego aquí parece ser una realineación de patrones bien conocidos.

¿Y la coherencia? 

Facebook considera que es un servicio legítimo permitir a su audiencia observar el asesinato brutal de una mujer y después alojar la discusión sobre ese contenido, pero no permitirá a sus usuarios ver senos desnudos, por temor a que resulten ofensivos.

¿Es posible que Facebook argumente que no hay nada que debatir en la representación del cuerpo de la mujer? ¿O que no son parte de la experiencia de la gente?

Esto resulta, al menos, ridículamente inconsistente.

Una de las principales razones para realizar decapitaciones en público o para que los responsables graben un acto violento, es enviar un claro mensaje a la audiencia: esto es lo que nuestra "ley" o nuestro "poder" o la violencia pueden hacerte.

Por lo tanto, la retransmisión de estas imágenes en Facebook es una complicidad activa con dichas acciones. Difunde el miedo y la intimidación que se pretende lograr con el acto.

Asegurar que los usuarios de Facebook pueden responder al video del brutal asesinato de una mujer no previene el problema. Los usuarios también podrían condenar la violencia contra las mujeres sin observar dicho acto. Pero algunos pocos lo harán.

Si Facebook estuviera realmente interesado en el debate público, hubiera establecido un foro abierto real para someter esta decisión a votación, así como otros temas sobre sus políticas, operación y posturas incongruentes.

La red social está interesada en generar más tráfico a través de su plataforma y lo hace a partir de una imagen bastante inconsistente, estrechamente masculina  y conservadora del mundo, y de lo que debe discutirse.

¿Qué tan diferente resulta esto de las organizaciones de medios tradicionales de los siglos XIX y XX?

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Shaun Hides.

No comments:

Post a Comment