Sunday, October 20, 2013

Payaso mata a Rafael Arellano Félix, líder del cartel de Tijuana - La Prensa de Honduras

Cuidad de México, México.

Familiares de Francisco Rafael Arellano Félix, de 63 años, lo identificaron ayer como la persona que fue ejecutada la noche del viernes en un exclusivo local de fiestas en el corredor turístico de Los Cabos, reveló la Procuraduría General de Justicia en Baja California Sur, México.

En un comunicado oficial, la Procuraduría precisó que familiares de la víctima se presentaron ante el Ministerio Público del fuero común para la identificación de Ley, mientras las labores de investigación para dar con el presunto homicida continúan.

"La persona que perdiera la vida la noche de este viernes en el lugar conocido como "Casa Océano" ubicado en sobre el corredor turístico Cabo San Lucas, en San José del Cabo, fue identificado ante el Ministerio Público del Fuero Común Especializado en Homicidio Doloso Zona Sur por sus familiares como él quien en vida llevara por nombre Francisco Rafael Arellano Félix, de 63 años de edad", precisa el documento.

La dependencia detalló que a las 20:00 horas del pasado viernes 18 recibieron el reporte de que un hombre vestido de payaso disparó contra una persona en el interior del exclusivo local de fiestas "Ocean House", en Cabo San Lucas.

Aunque la Procuraduría no dio detalles sobre los hechos de manera oficial, fuentes cercanas a la dependencia indican que en el lugar se celebraba una fiesta infantil con más de un centenar de invitados, quienes en su mayoría presenciaron cuando un hombre vestido de payaso se acercó a Arellano Félix y le disparó a la cabeza.

La Procuraduría indicó que tras las labores periciales en el lugar, el cuerpo fue llevado al Servicio Médico Forense donde se determinó que murió por el impacto de bala que recibió en la cabeza, además de tener impactos en otras partes del cuerpo.

"Se procedió a realizar la necropsia de Ley determinando los peritos médicos legistas como causas de muerte traumatismo craneoencefálico severo secundario a herida producida por proyectil de arma de fuego", se precisa.
Contrario a otras ocasiones, la Procuraduría no dio a conocer el calibre del arma que usó el presunto homicida, ni aclaró las diversas versiones extraoficiales de que fueron uno, dos o tres los presuntos agresores.

La Procuraduría añadió también que ayer inició la declaración de testigos presenciales y las pruebas a las evidencias recolectadas por Servicios Periciales en "Ocean House", un local cuya renta por evento es de alrededor de los 3 mil dólares.

"La Policía Ministerial del Estado trabaja en conjunto todas las corporaciones de seguridad pública de los tres niveles de Gobierno para lograr la ubicación y detención de él o los probables responsables de los hechos", se puntualizó en el boletín.

Versiones extraoficiales indican que la fiesta infantil era para los pequeños de la familia Arellano y estuvieron convidados personalidades del ámbito deportivo y otros.

Durante este sábado, el local de fiestas lució resguardado por la Policía local, en tanto que corporaciones policiacas, incluido el Ejército, iniciaron recorridos por la ciudad en busca del presunto agresor que logró salir de la fiesta tras disparar contra su víctima.

Un "hombre discreto"

El mayor de los hermanos Arellano Félix fue ejecutado. La noche del viernes, un sujeto disfrazado de payaso entró a una fiesta infantil en Los Cabos y lo mató a balazos.

Contrario a sus hermanos, Francisco Rafael Arellano Félix, el mayor del clan del Cártel de Tijuana, fue un delincuente de bajo perfil.

Sin embargo, entre un laberinto de litigios, pasó más de 12 años en prisiones de México y Estados Unidos. Arellano fue encarcelado por primera vez por vender 200 gramos de cocaína a un agente encubierto de la DEA, por portación de armas y cohecho.

Por ese resbalón, de vender droga a un agente de la DEA, Arellano estuvo un mes en la cárcel, ya que el 12 de septiembre de 1980 cubrió una fianza y, al salir libre, se le notificó que debía presentarse el 8 de octubre de ese año ante la Corte de San Diego, para la audiencia de su juicio.

Sin embargo, Arellano no compareció ante el juez, regresó a México y violó así los términos de su fianza, por lo que la Corte ordenó su reaprehensión, en la misma fecha de la audiencia programada.
Ese error le siguió hasta México.

Mientras, se dedicó a sus negocios en Mazatlán, Sinaloa, donde era considerado como un importante empresario.
Entre sus negocios estaban la discoteca Frankie ¡Oh!, así como los hoteles Las Palmas y Hacienda, el motel Los Venados y siete residencias, tres de ellas en el fraccionamiento Sábalo Country.

El 6 de diciembre de 1993, Francisco Rafael fue reaprehendido en Tijuana por los delitos de acopio de armas y cohecho. En mayo de se año había sido acribillado el Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, en una balacera ocurrida en el aeropuerto de Guadalajara, Jalisco.

Las autoridades mexicanas, presionadas por presentar a los homicidas del religioso, quisieron sacar jugo en la detención de Francisco Rafael.

Los reflectores apuntaron en ese momento al mayor de los Arellano Félix, que tenía apodos por parte de sus hermanos como "El Pelón" o "El Menso".

Pero Francisco Rafael Arellano Félix no significó ningún avance para la investigación de la entonces Policía Judicial Federal, pues no estuvo en el tiroteo del aeropuerto y sus declaraciones no sirvieron para detener a sus hermanos Banjamín y Javier, presuntos autores intelectuales del crimen, según la PGR.

En 2006, tras cumplir su pena en México, fue extraditado a Estados Unidos, donde tenía que enfrentar tres acusaciones en California, dos de 1980 por posesión de narcóticos y por no presentarse a un citatorio de la Corte, y la otra de 1986, por violar la fianza.

Su extradición ocurrió en medio de una brutal violencia registrada en México y en donde el Cártel de Tijuana era un protagonista importante de numerosas balaceras, contra autoridades y oponentes.

En 2008 salió libre de la prisión tras cumplir con la sentencia que le fue impuesta por la Corte del Distrito Sur de California, de un año cinco meses de cárcel.

A sus 62 años, el pasado viernes, Francisco Rafael acudió a un convivio familiar en un local de fiestas denominado Ocean House, a 500 metros del hotel Marbella de Cabo San Lucas, ubicado en el corredor turístico. Un hombre disfrazado de payaso preguntó por él y lo ejecutó de dos balazos.

No comments:

Post a Comment