Saturday, October 26, 2013

Romeo Magaña, “telenovelero” y comprometido - El Diario de Yucatán

La última vez que vi a don Romeo Magaña Carrillo, quien falleció hoy en Mérida, fue en marzo de 2011 con motivo de aquel partido entre "sus Leones" campeones de 1984 y los Leones de Lino Rivera de ese año.

Abrazos a Rudy Hernández, Arturo Defreites, Blas Santana, Ray Torres… Estaba feliz de reencontrarse con aquellos sus muchachos que, dirigidos por Carlos Paz González, cerraron de manera por demás brillante la campaña de 1984 y dejaron fuera a Diablos Rojos, Tigres de México e Indios de Ciudad Juárez, para dar a Yucatán la segunda corona de la Liga Mexicana de su historia.

La decisión de entregar el manejo de los melenudos a Carlos Paz, no sólo en el terreno de juego sino desde la oficina, fue el movimiento maestro del empresario quintanarroense, pues, consciente de sus limitaciones, cedió el mando a un hombre que se las sabía de todas todas.

Otro momento clave en aquella temporada fue el mantener en el timón a Paz, pese a la campaña en su contra orquestada por un medio de comunicación local. Finalmente, don Romeo tuvo razón. El banderín de la Liga Mexicana se la dio.

Los Leones bajo su dirección fueron una empresa familiar, con su hija Blanca en la gerencia, su sobrina Nubia en la oficina, la asesoría de su hermanos Ariel "Picho" Magaña y su hermano Raúl en la vicepresidencia. Por cierto, "Picho" falleció hace algunos meses.

Aquellos Leones que estaban en el fondo de la Zona Sur en la primera mitad, avanzaron "de panzazo" a la postemporada, como cuarto lugar, luego de cambios inteligentes de peloteros realizados por Paz, con el novato Cornelio García como carnada. Las fieras parecían seguras víctimas ante los líderes Diablos Rojos en el primer raund de la postemporada, pero dieron cuenta de los luciferes en cuatro partidos, en el inicio de una espectacular carrera que las llevó a ganar el cetro sureño ante los Tigres, en siete desafíos, y la corona de la LMB, en seis, ante los Indios.

Si en algún momento los Leones han tenido un propietario pintoresco, fue en aquella época. Por más urgente que se necesitara la opinión de don Romeo, no se le podía molestar por teléfono de lunes a viernes por las tardes. El motivo: estaba viendo sus telenovelas. Amablemente, se reportaba al término de las mismas.

En la postemporada de 1984, cuando los Leones estaban a punto de avanzar a la serie final como representantes de la Zona Sur, se le preguntó qué equipo le gustaría como rival en la final, entre las dos novenas de la Zona Norte que disputaban el pase, Indios de Ciudad Juárez y Rieleros de Aguascalientes. Don Romeo respondió: Los Rieleros. Dicen que los viñedos de Aguascalientes son preciosos y si jugamos contra ellos los podré conocer.

El empresario langostero vendió a los Leones en 1987 al Grupo Modelo. Por cierto, el vicepresidente de los melenudos de 1987 a 1993 fue el ingeniero Jorge Menéndez Torre, quien falleció en junio pasado. En 1993, los rugidores fueron adquiridos por Gustavo Ricalde Durán, quien falleció en enero de 2008.–  Gaspar A. López Poveda

 

No comments:

Post a Comment