Sunday, November 3, 2013

Gran carrera de Alonso, que terminó quinto; ganó Vettel - AS

Un grito, otro grito y un coche azul haciendo donuts a un lado de la pista, humo mientras los demás están rodando. Así celebró Sebastian Vettel su séptima victoria consecutiva, la undécima esta temporada, en esta ocasión por delante de Webber y Rosberg. GP de Abu Dhabi, donde el niño se empezó a hacer un hombre, donde se encontró con un título y ahora gana y gana y sigue ganando hasta llegar a cuatro. De momento. Vettel siempre y otra vez más Vettel. Pero...

Por detrás un coche rojo llegó desde la nada para ofrecer sentido a este deporte, para hacer realidad la palabra espectáculo. Fernando Alonso no se rindió y con un coche que no está a la altura supo aprovechar las últimas vueltas con neumáticos blandos para rodar más rápido que nadie, supo durante toda la carrera adelantar a siete pilotos en pista y además hacer la vuelta rápida en carrera en la última del gran premio. Remontada de cinco puestos que sólo sirvió para hacer pasar buenos momentos a sus aficionados de todo el mundo. No es poco. Aunque... La hazaña del asturiano pudo quedarse en menos porque fue investigado tras salir al límite de boxes en su segunda parada, al incorporarse a la pista por delante de Jean Eric Vergne y su compañero Felipe Massa, pero finalmente no fue sancionado. Eso fue casi al final. Al principio todo empezó como se esperaba.

Recuérdenme que no vuelva a confiar en Mark Webber. Pensaba yo, inocente como soy, que el australiano sería capaz de mantener su primera posición de la parrilla de salida, pero nada, de ninguna manera. Se puso primero Vettel en la primera curva y además Nico Rosberg pasó también a Mark en un par más. Mal Webber de nuevo. Por detrás Alonso sólo era capaz de ganar una posición. A partir de ahí quedaba confiar en la estrategia de Ferrari. Antes de eso permítanme resumir la carrera de Vettel, se puso primero en la primera curva y a partir de ahí siguió primero rodando más rápido que nadie durante la primera parte de carrera con tiempos hasta dos segundos más veloces que el resto y después conservando, pero con grandes registros. Así llegó a meta y ganó. ¿Parece fácil verdad? No, no lo es. Este piloto se ha transformado en un gran de siempre, coche aparte.

Así que sigamos con la carrera de Alonso que tuvo mucho más interés y fue más divertida.
Antes de la primera parada, con su juego inicial y nuevo de blandos el coche no rodaba bien y el asturiano no era capaz de sacar buenos tiempos mientras su compañero Massa tras el que se había situado se iba con facilidad. En la vuelta 11 los dos Ferrari estaban segundo y tercero tras Vettel, aunque un mundo del germano, y sin parar. Finalmente entro a boxes antes el español y ahí comenzó su remontada porque salió decimocuarto... Entonces pasó a Checo Pérez, después a Valteri Bottas, a Hulkenberg y Sutil en la vuelta 32 estaba tras Massa.

El paulista entró a boxes y Fernando siguió en pista hasta que en la vuelta 42 hizo su segunda parada. Sale séptimo justo al tiempo de Vergne y Massa, lo hace al límite del reglamento, agresivo, hambriento, repleto de coraje. Y se va a por Hamilton. Pasa a su enemigo íntimo, después a Di Resta y cuando parecía que iba a descansar se dedicó a hacer vuelta rápida tras vuelta rápida hasta la final. Coraje. Terminó quinto, pero mereció más. Una vez más. Vettel, un piloto de época, brillante y veloz como pocos ganó la carrera, siete seguidas y ya vive con Schumacher y Ascari, ganó el título, ganará más seguro, pero hoy de nuevo los españoles hemos vuelto a tener razones y corazón para sentirnos orgullosos de un tal Fernando Alonso. Qué bonito sería ver a estos dos genios pelear en igualdad. Quizá el próximo año, quizá...

No comments:

Post a Comment